04 Dic

Las notas de prensa han muerto

Muchos clientes le comentan que las notas de prensa no sirven para nada. Que ya no se las creen, que no funcionan. Depende, les dice. Depende de la gracia con qué estén escritas. Depende de la base de datos. Del momento en el que se envíen. Pero, sobre todo, del objetivo que se persiga con ellas y de si el tema es relevante y aporta valor al medio y a los lectores…

La nota o comunicado de prensa no deja de ser una herramienta. Un formato en el que distribuir unos hechos noticiables en una estructura clara para los periodistas. Pero no es un fin en sí misma. Como no lo es un picaporte. Un picaporte cobra sentido y utilidad integrado en una puerta. Y esa puerta se colocó en una habitación determinada arreglo a unos planos que, previo acuerdo, diseñó un arquitecto. Porque nadie construye una casa sin planos. Como nadie emprende un viaje sin saber a dónde va. A menos que le sorprendan con un Waynabox.

Una nota de prensa es una acción táctica más –como lo es la organización de una rueda de prensa o de unos premios empresariales- dentro de una estrategia de comunicación que debe sumar y responder a los objetivos preestablecidos dentro del Plan de Marketing. Un plan sustentado en la Misión, Visión y Valores de la compañía. Pero sin un plan de acciones claro y unas relaciones públicas solventes y de confianza las notas, es cierto, han perdido eficacia. Sencillamente porque no nacieron para eso.

Vivimos en un entorno cambiante, en crisis constante. Los medios de comunicación con los que crecieron sencillamente no existen pero la mayoría de agencias de comunicación o consultoras de PR continúan empleando técnicas de los años 90. Lo que ha causado sobrecarga en las redacciones y que la mayorías de notas publicitarias disfrazadas de información se deriven al departamento comercial. Si usted quiere visibilidad, pase por caja.

Porque si cuando usted llega a casa, pone Netflix y a duras penas consume televisión, ¿por qué su empresa sigue comunicando igual que hace cinco, siete, diez años? En 2005 nació YouTube; en 2007, Facebook; en 2009, WhatsApp; en 2010, Instagram. La comunicación corporativa debe estar a la altura de las necesidades de los nuevos consumidores. Y de los nuevos medios. Con solvencia, creatividad y estrategia. ¿Qué las notas de prensa que conocíamos han muerto? Desde luego. Vivan las notas de prensa.

27 Nov

Glosofobia, la fobia de los listos

Puede que lleven sufriendo glosofobia durante años. En silencio. Y ustedes sin saberlo. Pero, tranquilos. No morirán de esto. A menos que lo hagan sobre un escenario. Porque la glosofobia es, sencillamente, el miedo a hablar en público. Una fobia de las más comunes e invalidantes que conoce. Sencillamente porque ataca a los listos, a las personas responsables. A aquellas que se exigen tanto a sí mismas que se olvidan de disfrutar cuando se suben a un escenario.

Lo lleva viendo desde hace 20 años, los que lleva dedicándose a la comunicación. Personas que le dicen: “Ya, pero es que yo no quiero que me enseñes a respirar, o a proyectar la voz. Yo lo que quiero es que me dejen de sudar las manos”. Porque las técnicas no sirven de nada si uno no se enfrenta a sus miedos. Porque realmente lo que subyace a ese terror es un miedo básico y profundo: el miedo al otro, a no encajar. Al rechazo a través del juicio, a hacer el ridículo. Ya ven. Qué tonto. Y qué humano.

Lo entenderán con un ejemplo. ¿A quién le gustan los exámenes? ¿O las entrevistas de trabajo? Seguro que han experimentado esa misma sensación al volver a estudiar un idioma de adultos. ¿Cómo se sienten a la hora del speaking? Y eso que no se juegan nada. Los nervios son inevitables. Otro ejemplo. Alguien les saca una foto de improviso. Usted se ve fatal. El pelo de aquella manera, la expresión rara aunque divertida. Su interlocutor insiste en que está fenomenal. Pero, claro, usted es su peor enemigo y pide que no le etiqueten …Y ¿qué más da?

Y otro más. Ahora, uno de ustedes, una mujer, debe subir al escenario. Rápido. El escenario es enorme. La sala está a oscuras. Y el atril está iluminado. Seguro que estará pensando en si esa ropa le hace gorda, que claro, que con lo difícil que es conciliar cualquiera encuentra un rato para sí, para escaparse al gym, que sus compañeros, los de siempre, ya estarán ahí pendientes, esperando a que se quede clavada. En blanco, con un hilo de voz, mientras se tira de la falda.

Cuando en realidad, ¿saben una cosa? Nadie es tan importante. Y nadie les juzga. Las personas de ese auditorio han ido a escucharle usted, independientemente de sus pelos o de sus piernas. Lo importante es su bagaje, su experiencia y sus ideas. Y si lo hace mal. ¿Qué es lo más terrible que pueda suceder? ¿Que no repita el discurso el año que viene?

Deberíamos aprender a tomarnos menos en serio. Porque, ¿saben una cosa? Nunca pasa nada.

13 Nov

Pero… ¿Qué es eso del Branding?

Lo habrán oído últimamente. Branding, Branding, Branding. Está por todas partes. Mira que les gusta un palabro. En el I Branding Day  organizado recientemente por la cadena SER, muchos de los ponentes se esforzaban en decir que el Marketing había muerto. Que ganas de enterrarlo todo, de verdad. Que ahora lo que había que hacer era construir marca, hacer Branding. Y está de acuerdo.

¿Y eso cómo se hace? Es decir, usted tiene una empresa, un negocio, empleados. Tiene un logo, un rótulo en la puerta, redes sociales y una historia. Pero ¿tiene una marca?

Es decir, una marca es todo lo enunciado anteriormente pero es mucho más. ¿Por qué está su compañía aquí? ¿Cuál es su propósito? ¿Cuáles son su misión, su visión, sus valores? ¿Cuáles son sus pilares estratégicos? ¿Cuál es su posicionamiento en el mercado? ¿Cómo es percibido por sus potenciales consumidores? ¿Consumiría usted su propia marca? ¿La recomendaría? ¿Su marca merece un ejército de brand lovers? Si no conoce las respuestas a muchas de estas preguntas, debería comenzar por el principio.

Ya lo decía el aforismo griego γνῶθι σεαυτόν del templo de Apolo en Delfos, “conócete a ti mismo”. Un gran modo de hacerlo es someter su negocio al polígrafo de la plataforma de marca, previo DAFO. Ésta no es más que un instrumento para garantizar que la empresa tenga una propuesta de valor sólida, con personalidad definida, sustentada por valores emocionales y atributos racionales sin olvidar la misión y visión de la compañía. Con lo que la construcción de marca de su empresa ha de respirar verdad. Es fundamental ser honestos y que haya una coherencia entre lo que su marca es, dice ser y lo que hace.

La plataforma de marca es, además, un gran instrumento de Do and don’t. Para definir territorios creativos y acotar, por ejemplo, acciones más tácticas como patrocinios, eventos y convenios alineados.

Muchos clientes caen en el error de pensar que la construcción de marca se consigue únicamente a través de grandilocuentes campañas publicitarias. Que sin un plan de medios digno son totalmente invisibles. Y aquí es donde entra en juego el poder de la Comunicación y de las Relaciones Públicas. Los planes estratégicos de comunicación, las rondas institucionales, la visibilidad, el boca a boca, la confianza, las buenas prácticas. Porque no es la Publicidad o la Comunicación. Son las dos. Todo lo que emane la marca ha de remar hacia la misma dirección.

Sin embargo, según un informe  elaborado por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa en 2017, el 98% del tejido empresarial español está compuesto por PYMES. Muchas de ellas carecen de recursos para una campaña creativa notoria. Sin embargo, la marca o el Branding, se puede y se debe construir a través de la comunicación corporativa. Un viaje de mil millas comienza con un solo paso. El suyo, con una nota de prensa.

¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies